El dinero en la cura

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Print this page

El tema del dinero es un tema que nos lleva a muchas reflexiones, sobretodo por lo poco que se habla de él,  desde un punto de vista teórico, por supuesto, ya que del dinero siempre se ha hablado, pero siempre desde una vertiente oculta, sino oculta como mínimo perteneciente al campo de lo íntimo. (este hecho refuerza para algunos analistas la relación simbólica  con lo anal). 

En su \\\”Ensayo sobre los equivalentes en el marxismo y el psicoanálisis\\\”,  Jean-Joseph Goux nos dice:  El metal precioso está afectado, demuestra Marx, por tres funciones mayores  que derivan de su papel de equivalente general. 

En primer término cumple la función de medida de los valores, pero como el valor se expresa en oro, al ser simplemente ideal, sólo tiene necesidad para esta operación de un oro ideal, que sólo existe en la imaginación, así para Marx: \\\”en su función de medida de valores el dinero, sólo es empleado como dinero ideal, oro imaginado\\\”.

En segundo lugar el dinero cumple una función de medio, de instrumento de circulación, aquí es donde puede ser reemplazado por signos o símbolos, siguiendo con Marx: \\\”las mismas cantidades de oro que están expresadas idealmente en sus precios, están representadas simbólicamente por simples fichas\\\”. Existencia puramente funcional, mediadora, en resumen existencia \\\”simbólica\\\”. 

En tercer lugar -orden de lo real- \\\”existen funciones donde el oro debe presentarse con su cuerpo metálico, como equivalente real de las mercancias, o como mercancía dinero: es en su papel de medio de pago.\\\”

Aquí su imagen no es suficiente, sino que es requerido como dinero real, como moneda contante y sonante. (todas las citas son de \\\”El Capital\\\”)

Como en otro espacio y en otro momento ya he hablado sobre la vertiente simbólica del dinero, sobretodo en su aplicación al psicoanálisis con niños,  me parece más interesante que lo podamos abordar desde su vertiente real, pero es aquí donde nos encontramos con los sabidos pre-juicios.

Buscando un sábado de abril  la cotización en Bolsa del psicoanálisis en \\\”La Vanguardia\\\”, me encontré que estabamos muy bajos, si bien aparecía el análisis en el suplemento Salud y Ciencia, lo cierto es que aparecía cotizando junto a la astrología y la brujería…

La pregunta es ¿cuánto cobra un astrólogo? ; bien, saliendo del campo del chiste, la pregunta vuelve a ser, si contamos con que los precios del mercado están establecidos según las reglas de la oferta y la demanda, ¿qué demanda existe actualmente en la sociedad respecto al análisis? 

Aquí como mínimo hay un cierto desfasaje, y bien, cómo y siguiendo que reglas se cumplen estos desfases?  Si el precio de una sesión de análisis tuviera que ser establecido sobre la base de la demanda que realmente hay de análisis, no llegaría a lo que ha llegado. ¿Cómo llega a establecerse en determinada comunidad y/o sociedad el precio de una sesión? ¿Cómo explicamos porque algunos analistas cobran más que otros? ¿existen analistas en la actualidad que valoren el precio de su tiempo (como postulaba Freud en 1912) sin valorar las posibilidades de pago del posible paciente? ¿Cobramos a todos los pacientes igual? …Estas y muchas otras cuestiones sobre el dinero y los analistas quedan para ser pensadas o reflexionar sobre ellas luego.

En todo caso, y tratándose de una mesa clínica como la que nos proponemos hoy, voy a relatar un caso donde la aparición del dinero en su vertiente más real, fomentó muchas cuestiones, que por suerte, no han quedado cerradas.

Caso Javier.

Javier acude a la consulta derivado por el terapeuta de su hermano menor, que está asistiendo a una institución que se encarga casi gratuitamente de su tratamiento. El terapeuta del hermano me pide que le cobre un precio más bajo de lo habitual debido a las condiciones económicas de la familia. El precio que me sugiere es idéntico al que la institución paga por el hermano.

Javier es el mayor de tres hermanos, viven todos con su madre que dirige un restaurante desde que el marido (padre de los hijos) la abandonó, hace más de dos años.

El problema que tiene y que reconoce como problema propio es la ludopatía.  \\\”Veo una máquina tragaperras y no puedo evitarlo\\\”.  Sin poder evitarlo lleva más de un año.  Javier tiene 20 años en el momento e la consulta. No quiere hablar de otra cosa que no sea los juegos, se especializa  en las tragaperras pero es capaz de jugar a otra cosa siempre que le prometa un dinero fácil.

Javier queda con su madre que ella se hará cargo de la terapia siempre  que su hijo no se gaste el dinero en las máquinas.

Mucho más tarde me entero que Javier llevaba, en la época de la consulta, unas doscientas mil pesetas robadas en el restaurante de la madre, todas para jugar a las máquinas.

En la primera entrevista  habló sobre su altura: -\\\”Soy tan guapo y tan alto como mi padre\\\”… Se fue debiéndole a mamá unos seis millones de pesetas por el traspaso del restaurante…\\\”

En el momento que su padre los  \\\”abandonó\\\”  o \\\”estafó\\\”, Javier quiso saber los  motivos, siguió las huellas de su padre hasta encontrarlo con otra mujer regentando un hotel en la costa. ,   fue a visitarlo allí y su padre le dio trabajo como pinche de cocina,  Javi huyó del hotel el día que la policía vino a arrestar  a su padre, poco tiempo después supo que el padre pudo  escapar de la situación ilegal y abrió un restaurante en otra población.

Javier se mueve entre la admiración por este padre super-héroe y la indignación por este padre que abandonó a su madre y hermanos con cantidad de deudas (reconoce que no son solamente deudas monetarias), recordemos que poco después de la huida de su padre  comenzó a hacerse adicto a las tragaperras.

Vemos como un significante como dinero circula de varias maneras dentro de esta constelación familiar: 1: el que se lleva el padre.2: el que debe el padre a la madre3: el que la madre le debe a los bancos (por culpa del marido)4: el que el hijo le robó a la madre.5: el que Javier se gasta en las tragaperras6: el que la madre de Javier se gasta en el tratamiento de éste7: el que la institución X  paga por el tratamiento del hermano de Javier

De estas primeras cadenas asociativas, llegamos a otras más complejas, pero que comienzan a mostrar cierto vínculo con el síntoma que le preocupa a Javier (la ludopatía): en la medida que va tomando confianza en espacio analítico; Javier puede producir más preguntas:

Que lo lleva a él a jugar con las máquinas?, ¿Qué le gustaría hacer con mucho dinero?? :¿superar al padre o pagar su deuda? ; ¿por qué le roba a la madre?. Todos estos interrogantes fueron surgiendo dentro de su espacio de análisis: al principio se pasó varias sesiones contando como sabía las series de premios de las distintas marcas y modelos de máquinas tragaperras, en que momento exactamente había que meter la moneda de 25 pesetas para sacarse un premio de 2.000, a que hora, en que bar, recitaba las series de premios como Dustin Hofman  recita la guía telefónica en Rainman; poco a poco comenzaron a surgir otras derivaciones, siempre circulando alrededor de la palabra dinero. 

Algo importante ocurrió a partir de un despiste mío; un verdadero lapsus, una sesión de primeros de mes, Javier llega muy pronto y se cruza con el paciente anterior, éste me había pagado un mes en efectivo y yo olvidé recoger el dinero; lo hago pasar al consultorio y le digo que vuelvo en unos minutos; al regresar lo encontré como una estatua, clavados sus ojos ante una interesante cantidad de dinero. Interrogándonos sobre lo ocurrido me comentó: -\\\”podría habértelo robado\\\”, \\\”pensé en llevármelo\\\”, \\\”también pensé en todo el dinero que está gastando mi madre por mí\\\”, \\\”en el que papá le robó\\\”  \\\”en todo el dinero que papá robó sin contar con lo que se llevó de casa\\\”. 

La batalla con el padre estaba jugada en el terreno de las jugadas, pero siente que si permanece en ese lugar se queda siempre \\\”pagando\\\”, es decir que siempre pierde. Poco tiempo después; Javier cae enfermo de una fuerte gripe; la madre me llama y me pide una entrevista, está asombrada porque su hijo jamás se había enfermado antes, dice que su hijo está demasiado respondón para su gusto y relata una pelea que tuvieron en el restaurante, a raíz de unas pesetas que faltaban en el bote, Javier le mencionó los robos del padre y la madre le respondió: \\\”no vuelvas a mentar a tu padre y menos a hablar mal de él, y es bueno que sepas que si tu padre vuelve cualquier día yo le perdonaré todo\\\”, esta señora quiso ser muy clara conmigo, ella está muy enamorada del padre de sus hijos y así se los hace saber a ellos también.

Javier hizo un descubrimiento interesante: si se enfermaba no salía de la cama y no gastaba en las tragaperras.  Luego se dedicó a investigar un mundo más sórdido, comenzó a ir al canódromo; desde allí y con los amigos que hizo, le fue fácil llegar a las peleas clandestinas de perros, -\\\”tienen la emoción de una pelea a muerte\\\”.

En esa época se estrena la película \\\”TESIS\\\”, Javier me relata la emoción que siente ante la posibilidad de la muerte, sea suya o de otro; su nuevo grupo de amigos están en la misma onda, los \\\”SNUFF-MOVIES\\\”, y las fantasías pasan por ser actor protagonista de una peli snuff verdadera, lo que lo llevaría a la muerte segura después de recibir mucho dinero por su actuación, un dinero que le serviría para pagar la deuda con el padre, evidentemente una deuda a muerte.

¿Qué relación hay entre lo compulsivo de una ludopatía y la pulsión de muerte?

¿Cómo se da este interjuego cuando la adolescencia hace una de sus eclosiones?

¿Qué relación hay entre el dinero y la muerte?

¿Qué mantiene una psicoterapia? 

Después de un tiempo y superada y muy hablada la etapa SNUFF, la madre de Javier decide no pagar más el análisis de su hijo, Javier consigue un trabajo para pagar su tratamiento y la madre se lo impide y le exige además que le entregue todo el dinero que vaya ganando para amortizar al menos un poco la deuda que dejó su padre)

Joe Knobel, mayo de 1997.